Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Kotler y Armstrong, expertos mundiales en marketing, afirman que el marketing directo “consiste en las conexiones directas con consumidores individuales seleccionados cuidadosamente, a fin de obtener una respuesta inmediata y de cultivar relaciones duraderas con los clientes”.

Y es que definitivamente cuando se crea una estrategia de marketing directo, lo que se pretende generar, es cercanía. Así las cosas, si luego de recibir el brief, la agencia analiza y decide que la mejor estrategia para llegarle al público objetivo es el marketing directo, lo más importante, como un primer paso, es tener segmentada la base de datos.

Este tipo de estrategias van de la mano de un muy buen CRM (Customer Relationship Management), donde a través de un software y gracias a los datos depurados de las personas a quienes nos vamos a dirigir, se pueden generar estrategias comerciales y de mercadeo, mucho más efectivas.

De esta manera, centralizar la información de un grupo en particular, de acuerdo a los intereses de la marca, es muy ganador a la hora de implementar una estrategia de marketing directo, ya que no solo es mantener una base de datos organizada y actualizada, sino contar con información útil de cada individuo, con el fin de tomar decisiones acertadas y estratégicas.

Para que una estrategia de marketing directo funcione y sea exitosa, depende en un gran porcentaje del conocimiento profundo que se tenga del cliente; esto permitirá lograr el impacto deseado, de acuerdo al mensaje con el que se le quiere llegar, ya que de antemano se cuenta con un insumo de gran relevancia en las preferencias del grupo objetivo.

La idea de una estrategia de marketing directo es lograr o provocar una acción rápida en el consumidor o cliente. Cuando se le contacta con un elemento de alto valor percibido para lograr llamar su atención, normalmente y en la mayoría de los casos se obtiene la respuesta deseada.

Las campañas tradicionales son de una eficacia que se da en un periodo de tiempo más prolongado o a largo plazo, en cambio las estrategias de marketing directo, cuentan con periodos de atención más cortos para ver los resultados y además pueden ser fácilmente medibles.

LA IMPORTANCIA DE FIDELIZAR

Las estrategias de marketing directo, son muy oportunas, cuando se trata de generar fidelización, porque ofrecen la oportunidad de tener una comunicación mucho más cercana con los clientes y se puede interactuar de una manera más firme, con un grupo determinado que nos abre las puertas, que quizás con otro tipo de estrategias no lograríamos abrir tan fácilmente.

Personalizar un mensaje a través de un correo directo es impulsar una recordación profunda y valiosa para el interlocutor, con quien, al final, estamos rompiendo el hielo de una manera diferente y novedosa.

Los envíos en masa pueden funcionar, pero el marketing directo, invita precisamente a todo lo contrario, ya que esta estrategia uno a uno, es muy poderosa y maximiza resultados porque se llega a donde el cliente está, logrando una casi segura y efectiva retroalimentación. Además de que el marketing directo cuenta con diversos canales para su ejecución, es interactivo y permite relacionarse de una manera más oportuna.

Los expertos dicen que el Marketing directo es un arte, porque más allá de generar un contacto, se entrega una experiencia, un enlace indestructible.

Conoce el portafolio de Zoom Market

Deja un comentario