Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Pongámoslo tan simple y claro como que el logotipo es una de las primeras interacciones de tus clientes con tu empresa u organización. Es tan importante que los expertos de marketing afirman que incluso es tan vital como el producto o servicio que estás ofreciendo. ¿Por qué? Porque brinda a tu posible cliente información sobre tus valores, creencias y tu propósito como compañía, lo que contribuirá en gran parte a que decidan comprar tu producto o contratar tu servicio.

¿Toda esa información reunida en un logotipo? Así es. Las personas interpretamos colores, formas y figuras de un modo que cada uno de los elementos de un logo representa y comunica cosas como osadía, tranquilidad, aventura, compromiso, seriedad, diversión, etc. Por ello, es de vital importancia que antes de pensar en el diseño o revitalización de tu logotipo, conozcas y determines específicamente temas como el posicionamiento estratégico de tu marca, sus valores, creencias, propósito y beneficios.

Si ya estás convencido de que es algo que definitivamente no puedes tomarte a la ligera, sigue leyendo para que te enteres de las cinco cosas claves que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un logotipo para tu compañía.

1.Conoce tus productos o servicios al derecho y al revés: pensarás “cómo no voy a conocerlos si los estoy vendiendo”. A veces, no es tan sencillo, pero resulta que conocerlos en sus fortalezas y debilidades te ayudará a la hora de saber qué te hace diferente del resto y qué estás ofreciendo y que quizá los competidores no hayan notado.

2. Define tu marca estratégicamente: esto tiene que ver con que todo detrás de tu marca debe tener un porqué, que nada esté dado bajo el azar o el capricho. Es importante que hagas una distinción entre lo que es tu empresa, con sus valores organizacionales, y lo que es tu marca, aquello que tu cliente final verá como firma en cada producto o servicio que adquiera contigo y tu compañía. En este punto hay elementos tan importantes como los mencionados valores, creencias, beneficios y otros como el tono de comunicación.

3. Rodéate de expertos: en este campo, un experto o experta es alguien con la habilidad de abstraer la estrategia de tu marca, conceptualizarla y, después, representarla gráficamente. Esta parte gráfica es el pilar sobre el cual se construye toda la narrativa que le construirás a tu marca. Formas, tipografías, colores, etc., son códigos que se usan para contar la historia que te conectará con tus clientes.

4. Elige qué quieres comunicar: ¿cómo quieres ser percibido por tus potenciales clientes? ¿qué te hará conectar con ellos? ¿Qué quieres que sientan cuando interactúen con tu marca? Tu logotipo puede ganar fácilmente la atención de las personas y comunicar tus valores fundamentales de modo efectivo.

5. Decídete por los esfuerzos de marketing más efectivos, y decídete a causar la mejor primera impresión. Tu logotipo es la forma más ganadora que tienes para comunicar de inmediato lo que vendes o el nicho que dominas. Desde un primer momento representa a tu marca y a todo lo que quieres comunicar.

¿Tienes curiosidad de cómo se vive y se ve este proceso en la vida real? Te invitamos a conocer nuestro trabajo y todo lo que hemos logrado junto a nuestros clientes.

Deja un comentario